Desde exoesqueletos que permiten volver a andar a personas con movilidad reducida a implantes impresos con tecnología 3D. Conocimos a Watson, la supercomputadora cuántica de IBM capaz de resolver en cuestión de minutos problemas que llevarían años a ordenadores convencionales. También cómo el big data y la inteligencia artificial están cambiando el modo en que almacenamos los datos de salud y cómo los analizamos. Pero el sector no se queda ahí. ¿Qué otros avances en tecnología están despuntando con sus aplicaciones en el sector de la salud?

Resulta difícil por no decir casi imposible elaborar una lista que aglutine a todos estos adelantos. Son muchos y muy variados. Estos pertenecen a diferentes áreas o tienen utilidades muy variopintas. Están transformando la maquinaria, los procesos, el modo de concebir la salud o la experiencia de paciente. Sin embargo, nos hemos aventurado a realizar un top 10 de aquellos avances que, a nuestro parecer, están definiendo ya el rumbo del sector sanitario y de su transformación digital.

El impacto de estos avances en nuestro estado de salud

Históricamente han sido muchos los inventos y mejoras que han mejorado nuestro nivel de vida y el modo en que tratamos nuestra salud. Actualmente contamos con algunos que están cambiando por completo el panorama del sector de la salud. La biopsia líquida, por ejemplo, es una prueba mínimamente invasiva que permite identificar células tumorales en el torrente sanguíneo. También, la cirugía robótica, cuyo máximo adelanto es el robot quirúrgico Da Vinci que supone un paso más hacia el quirófano inteligente. O el desarrollo de las terapias génicas que modifica la causa genética de la enfermedad en el paciente, que se torna más relevante conforme reduce su coste y amplía la posibilidad de ser aplicada. Pero, entonces, ¿qué avances tecnológicos de la salud han llegado al top 10?

1. Realidad virtual.

Esta herramienta ayuda a que los profesionales se preparen para cirugías o procedimientos estresantes y sepan cómo reaccionar ante diferentes situaciones antes de que sucedan. Las diferentes aplicaciones que utilizan la realidad virtual y la gamificación están resultando ser muy útiles para educar a los profesionales de este ámbito. Por ejemplo, esta permite realizar una operación o procedimiento con antelación y ensayar tanto como sea necesario, mejorando los resultados al enfrentarse a la situación de forma real.

2. Neuroprótesis.

En el ámbito de la rehabilitación, destaca esta tecnología conocida como neuroprótesis. Gracias a ella, los pacientes podrán recuperar sentidos que se habían visto perjudicados o incluso que se habían perdido. Estas se encaminan a rehabilitar el tacto, la vista o el oído.

3. Exoesqueletos.

Los exoesqueletos están estrechamente relacionados con la tecnología anterior, pero difieren en que se enfocan casi únicamente al tema de la movilidad. Entre sus principales aplicaciones encontramos ayudar a recuperar la movilidad a pacientes que la habían perdido parcial o totalmente.

4. Impresión 3D.

El desarrollo de esta técnica ha proporcionado la posibilidad de crear soluciones que identifiquen enfermedades gracias a la medición de parámetros biométricos, como este parche que diagnostica posibles enfermedades mediante el sudor. Pero, también, ha posibilitado la creación de órganos artificiales para ayudar a pacientes con órganos no funcionales. Tal es el caso de esta válvula artificial que hará posible que recién nacidos, bebés y niños pequeños cuenten con un corazón sano al reemplazarles la válvula deficiente. 

5. Tecnología de reconocimiento de voz.

Los investigadores y profesionales médicos se han dado cuenta en los últimos años de lo útil que resultan las soluciones que cuentan con tecnología de reconocimiento de voz. Tanto en el diagnóstico como en la realización de tareas administrativas cotidianas. Además, los científicos han descubierto que algunas características de las voces de los pacientes o biomarcadores vocales pueden revelar bastante sobre el estado de salud de los mismos, ayudando a detectar posibles riesgos de salud.

6. Redes sociales y apps.

Su uso para empoderar a pacientes y divulgar información médica fiable está en alza. Son numerosos los grupos que reivindican esta herramienta. Entre ellos encontramos a #NursingNow, por ejemplo, un crecimiento movimiento que reivindica el papel de los enfermeros en el hospital. Pero también muchos otros encaminados a apoyar a pacientes con enfermedades raras o crónicas, por mencionar algunos. Así como el archiconocido #SaludSinBulos, centrado en denunciar información falsa o bulos sobre salud.

7. Nanotecnología.

En el contexto actual, nos encontramos ante un auge de la nanomedicina. Las nanopartículas y los dispositivos nano podrán pronto operar como sistemas de medicación muy precisos. Es decir, los dispositivos nano permitirán dosificar el tratamiento a los pacientes, de un modo totalmente novedoso. Existen, por ejemplo, bombas de insulina a tamaño muy reducido que envían al paciente diabético la cantidad exacta de insulina que este necesita en el momento en que lo necesita, sin que este tenga que pensar siquiera en ello.

8. 5G aplicado a la cirugía.

El 5G ya se ha aplicado a quirófanos en la vida real, con exitosos resultados. Este ha hecho posible conectar a doctores de puntos remotos del planeta para que realicen un procedimiento a la vez. Permitiendo llevar a cabo la primera operación quirúrgica con intervenciones de endoscopia digestiva en directo, interactivas y retransmitidas por 5G.

9. Blockchain e IA en el tratamiento de datos de salud.

Otros avances como el block chain o la inteligencia artificial aplicados a la salud ofrecen la posibilidad de gestionar cantidades ingentes de datos de la forma más eficiente en que se ha podido hacer hasta ahora. Estos permitirán analizar un gran flujo de información médica que se registra con cada paciente y utilizarla para, potencialmente, identificar posibles trastornos y enfermedades antes de que ocurran. Todo esto apoyados en la tecnología de los wearables y apps de salud.

10. Machine learning.

El machine learning en el sector de la salud puede agilizar los procesos administrativos y de diagnóstico entrenando a los dispositivos a identificar enfermedades solo con la información y datos de salud existentes de los pacientes. Esto puede ahorrar muchísimo tiempo a los profesionales de este sector, además de mejorar la prevención. Esta funcionalidad ya se está aplicando en el análisis de ecografías y otras pruebas médicas.

Las plataformas de salud digital, tendencia en alza

Desde Docline somos conscientes de todo este gran proceso de digitalización del sector y de lo que conlleva. Estamos actualizando la forma en la que nos comunicamos con los pacientes o en la que accedemos a la atención sanitaria en sí. Estos avances están aquí para facilitarnos nuestro día a día y mejorarlo.

Así, las plataformas de salud digital como Docline y su sistema de videoconsultas son avances que están en alza dentro del sector de la salud. Mediante nuestra plataforma de salud digital ofrecemos a profesionales sanitarios, organizaciones médicas y a pacientes la posibilidad de beneficiarse de las ventajas de esta digitalización sanitaria. Nos preocupamos por mejorar la vida de los pacientes y cómo cuidan su salud. Así como por facilitar a los profesionales sanitarios y a los centros médicos la posibilidad de ofrecer atención de calidad a sus pacientes.