Cada vez resulta más frecuente el uso de wearables, plataformas de salud digital y apps que ayudan a monitorizar nuestro estado de salud. Es la ola de la salud conectada y online, que ha venido para quedarse. Es la posibilidad de conocer la información nutricional de los alimentos que consumimos, de medir nuestra presión arterial o peso al instante o de programar recordatorios sobre citas médicas y tratamientos.

La conectividad a través de las tecnologías de la comunicación juega un papel clave en esta nueva mentalidad y modo de cuidar de nuestra salud. Ahora contamos con toda una serie de dispositivos digitales que nos facilitan el cuidarnos física y mentalmente a diario. Mediante el almacenamiento y el análisis masivo de datos, así como la aplicación de las herramientas de comunicación digital hemos podido avanzar hacia un modelo de salud más independiente, eficiente y seguro.

La tecnología mejora la prevención en salud

Los pacientes son los que están incorporando estos nuevos dispositivos y la conectividad a sus rutinas de cuidados evolucionando hacia una salud conectada, integrada y accesible. 

Las plataformas de salud digital como Docline favorecen la colaboración entre profesionales y pacientes para alcanzar un estilo de vida más saludable, mediante la resolución de dudas de manera rápida y cómoda, el fomento de conductas y hábitos saludables o un mayor y mejor acceso a la atención sanitaria.

Todas estas posibilidades de las tecnologías digitales en el sector de la salud otorgan una tranquilidad y confianza nunca antes alcanzada. 

En Docline apostamos por un nuevo paradigma del sector salud en el que se ofrece atención sanitaria conectada que impacte positivamente en la calidad de vida de los pacientes.