La informática cuántica comienza a ser una realidad, abriendo todo un mundo de posibilidades en diferentes sectores. Se prevé que esta sobrepase a la computación clásica en su ámbito de acción. Este mismo año, IBM lanzó el computador cuántico más potente del mercado. Por su parte, Google afirma haber alcanzado por primera vez la supremacía cuántica. Esto es, resolver en tan solo unos segundos operaciones matemáticas que llevarían mucho más tiempo o no se podrían solucionar siquiera mediante computación clásica. Todo esto tan solo en este 2019. 


La relación entre la alta tecnología y la salud se vuelve cada vez más cercana e interconectada. Estamos comenzando a experimentarla como pacientes. Pero los beneficios son incluso mayores cuando nos centramos en el lado de la investigación o del profesional sanitario. Gracias a los procesos de la informática cuántica, se resolverán en segundos, horas o días problemas que se tardarían en solucionar toda una vida con todos los supercomputadores convencionales funcionando en paralelo.

¿Por qué la tecnología cuántica es relevante para la medicina?

Entre sus previsiones de futuro se encuentra el que permita la creación de algoritmos de inteligencia artificial más avanzados. Esto guarda relación directa con el futuro de la salud. Según la BBC, se esperan avances con repercusión directa en la ciencia y la medicina, encontrando métodos de tratamiento más eficientes por tipos de pacientes o investigando estructuras de moléculas complejas.


Gracias a la informática cuántica se podrían descubrir nuevas medicinas y materiales para su uso clínico. No solo eso, sino que además impulsaría el aprendizaje automático cuando existe un gran flujo de datos e imágenes médicas. Y otra de las grandes posibilidades que aporta es el desarrollo de la seguridad. Es decir, conseguir que la nube sea mucho más segura aplicando leyes de la física cuántica mejorando la protección de datos médicos.

Entonces, ¿qué ventajas ofrecerá la computación cuántica para la salud?

Como hemos comentado sus posibilidades son infinitas. Aquí vamos a centrarnos en tres aspectos del sector de la salud en los que la computación cuántica tiene o tendrá un impacto directo.

1. Tratamientos farmacológicos

En este área la biotecnología y la computación cuántica caminan de la mano. Los prometedores avances han hecho que existan ya alianzas en este ámbito. Un ejemplo es la colaboración entre Accenture, la compañía de software cuántico 1Qbit y la biotecnológica Biogen. Las tres están diseñando la primera aplicación cuántica de soluciones médicas para la esclerosis múltiple, el alzheimer o el párkinson


No solo eso. Entre sus prácticas más disruptivas se encuentra el diseño de medicamentos a medida y en menor tiempo. En la actualidad, la creación de tratamientos conlleva un gran coste temporal y un gran número de procesos. Y, con frecuencia, muchos años de experimentos en el laboratorio. Con la computación cuántica, los expertos señalan que será factible simular el efecto de diferentes compuestos químicos sobre organismos a nivel molecular. Esto reduce los costes y facilita todo el proceso considerablemente.

2. Diagnóstico

Por otro lado, en lo que se refiere al diagnóstico y seguimiento de enfermedades la informática cuántica no se queda atrás. Los pacientes de cáncer suelen someterse a quimioterapia y no saben si el tratamiento funciona o no hasta que transcurren meses. Sin embargo, gracias a los avances en computación cuántica eso está cambiando. Un grupo de investigadores de la Case Western Reserve University ha desarrollado una técnica, junto a Microsoft, capaz de detectar la eficacia de la quimioterapia después de una sola dosis.


Así, la MRF (Magnetic Resonance Fingerprinting) es una técnica que permite evaluar los tejidos de una resonancia magnética comparándolos con muchos otros ya almacenados. De este modo, estima unos resultados de diagnóstico de forma automática. Con el conocimiento de un profesional que lo supervise y la combinación de un gran número de patrones o imágenes almacenadas, permite afinar y agilizar el diagnóstico de enfermedades sin que los pacientes tengan que enfrentarse a procedimientos invasivos. Esta técnica nos permitirá conocer la efectividad de un tratamiento en minutos o días. 

3. Gestión de datos

El ordenador cuántico fomenta un aspecto clave para el futuro de las ciencias de la salud: la inteligencia artificial. Entre sus aplicaciones encontramos al big data aplicado a la IA y la computación cuántica. Es decir, tecnología puntera que aporta la posibilidad de registrar, ordenar y analizar cantidades masivas de datos complejos y encontrar patrones en ellos. La utilidad en salud es de un valor incalculable. Mediante su tecnología podemos acceder a una gestión más eficiente de los datos de salud. 


Además, otro aspecto fundamental que puede aportar la informática cuántica se relaciona con la logística y la organización. Así, podría descifrar las trayectorias óptimas utilizadas en sistemas globales y aplicarlas, por ejemplo, para optimizar la gestión de información y datos. Es decir, identificar procesos de cientos de miles de datos y seleccionar los más eficientes para utilizarlos. Esta tecnología puede facilitar y agilizar muchísimos procesos sanitarios.  

El estado actual de la informática cuántica

El estado actual de la computación cuántica se debe a la contribución de docenas de investigadores. Pero este campo ha visto una de las mayores aportaciones de su historia en el último mes. El informático y filósofo español Sergio Boixo ha logrado reducir a minutos un cálculo que habría requerido siglos, como mínimo, con la informática tradicional. Este forma parte del equipo de Google. 


“Siempre he creído que los ordenadores cuánticos van a ser una realidad y van a tener un gran impacto. Y lo he pensado porque unen las dos revoluciones tecnológicas más importantes de la segunda mitad del siglo XX: la computación y la tecnología cuántica”, afirma Boixo. Los beneficios de la física cuántica y de la informática nos han aportado semiconductores, láseres o pantallas planas.

Docline y la tecnología digital 

En Docline hacemos uso de las tecnologías digitales a diario para  conectar a pacientes y profesionales. Así, mejoramos el acceso, la adherencia farmacológica o las posibilidades de diagnóstico. Creemos que la tecnología ayuda a que el sector de la salud se desarrolle y se supere. Para nosotros es crucial utilizar las herramientas que la tecnología pone a nuestra disposición, sin olvidar el lado humano.